Retocar fotografías es tan antiguo como la misma fotografía. Su objetivo es realzar y mejorar el aspecto de la imagen corrigiendo el color, el tono y el contraste, suavizando sombras, eliminando defectos, aplicar perfiles de color que contribuyan a la calidad y viveza de cada fotografía. En una fase más avanzada se realizan retoques estéticos, siluetado de la imagen y foto montajes, suprimiendo cualquier elemento de distracción y adaptando las imágenes al formato final.